El Papel de la Heuristica

La palabra heurística procede del término griego εὑρίσκειν, que significa hallar o inventar.

Como disciplina científica, la heurística es aplicable a cualquier ciencia e incluye la elaboración de medios auxiliares, principios, reglas, estrategias y programas que faciliten la búsqueda de vías de solución a problemas es decir resolver tareas de cualquier tipo para las que no se cuente con un procedimiento algorítmico de solución.

Según Horst Müller:

 Los procedimientos heurísticos son formas de trabajo y de pensamiento que apoyan la realización consciente de actividades mentales exigentes.

Los procedimientos heurísticos como método científico pueden dividirse en principios, reglas y estrategias.

  1. Principios heurísticos: Constituyen sugerencias para encontrar (directamente) la idea de solución; posibilita determinar, por tanto, a la vez, los medios y la vía de solución. Dentro de estos principios se destacan la analogía y la reducción.

 

  1. Reglas heurísticas: Actúan como impulsos generales dentro del proceso de búsqueda y ayudan a encontrar, especialmente, los medios para resolver los problemas.

Las Reglas heurísticas que más se emplean son:

      1. Separar lo dado de lo buscado.
      2. Confeccionar figuras de análisis: esquemas, tablas, mapas, etc.
      3. Representar magnitudes dadas y buscadas con variables.
      4. Determinar si se tienen fórmulas adecuadas.
      5. Utilizar números (estructuras más simples) en lugar de datos.
      6. Reformular el problema.

 

  1. Estrategias heurísticas: Se comportan como recursos organizativos del proceso de resolución, que contribuyen especialmente a determinar la vía de solución del problema abordado. Existen dos estrategias:
    1. El trabajo hacia adelante: se parte de lo dado para realizar las reflexiones que han de conducir a la solución del problema.
    2. El trabajo hacia atrás: se examina primeramente lo que se busca y, apoyándose de los conocimientos que se tienen, se analizan posibles resultados intermedios de lo que se puede deducir lo buscado, hasta llegar a los dados.

 

En computación, dos objetivos fundamentales son encontrar algoritmos con buenos tiempos de ejecución y buenas soluciones, usualmente las óptimas.

Una heurística es un algoritmo que abandona uno o ambos objetivos; por ejemplo, normalmente encuentran buenas soluciones, aunque no hay pruebas de que la solución no pueda ser arbitrariamente errónea en algunos casos; o se ejecuta razonablemente rápido, aunque no existe tampoco prueba de que siempre será así. Las heurísticas generalmente son usadas cuando no existe una solución óptima bajo las restricciones dadas tiempo, espacio, etc.

Siguiente